Hablando con...Mercé Roura

Hablando con...Mercé Roura

Es un honor para nosotros contar con la colaboración de una gran profesional y amiga como Merce Roura y poder compartir este Post con todos vosotros. Esperamos que la disfruten igual que nosotros la hemos disfrutado. Sus palabras no dejan a nadie indiferente ya que están escritas desde el corazón.

 

 

ENTREVISTA 

 

  1.  Dinos que tres emociones son las que más te gustan                                                                                                                                                                                                    La verdad es que soy una persona con tendencia abusiva a la ilusión, me cuesta poco entusiasmarme con todo, en eso tengo un punto infantil pero creo que me es muy útil para mantener la pasión en lo que hago. Además, me hace perseverar y, puesto que he aprendido mucho últimamente a gestionar mis frustraciones y fracasos, creo que me lo puedo permitir… Sobre emociones… Lanzo una pregunta ¿no es maravilloso superar nuestros miedos? Lo digo porque no sólo es necesario preguntarse ¿qué haríamos si no tuviéramos miedo? Sino ¿y qué haríamos sin él, sin poder conocerlo y superarlo? Y lo mismo te digo de la tristeza… El otro día mi admirado Leocadio Martín escribía sobre el derecho a estar triste y aprender de esa tristeza para poder ser felices a conciencia y no identificar la felicidad como un subidón sino como un estado de paz y armonía con uno mismo… Miedo, tristeza (para aprender de ellas y gestionarlas) y alegría para vivir con lo aprendido y contagiarse cada día de ese entusiasmo necesario para todo…

  2. ¿Cuál es el piropo más bonito que te han dicho después de leerte?                                                                                                                                                 Estoy muy agradecida a las personas que me leen y algunas me cuentan cosas maravillosas… Me dicen que gracias a mí han dado un paso adelante y yo siempre les digo que lo han hecho ellas mismas, porque se han atrevido a creer y confiar. Que yo sólo soy un instrumento que ha generado un pequeño impulso para mover algo que deseaba moverse y buscaba cómo y encontró mis palabras, pero podrían ser otras… Aunque, lo que más me dicen es “escribes para mí” y yo siempre respondo que sí, que mis palabras buscaban oídos para ser escuchadas y miradas para ser leídas y escribo para ellas y para todos los que necesitan encontrarlas…Es maravilloso conectar…

  3. ¿Tienes algún lema de vida que te guie?                                                                                                                                                                                                                              La verdad es que el título de mi primer libro “Amo la imprudencia de mis palabras” me define mucho. Me refiero a la imprudencia de llevar un poco la contraria y defender tus diferencias, tu forma de ver la vida, tu talento… La palabra imprudencia se refiere al riesgo, al atrevimiento, a la osadía de ser tú en un mundo que parece que quiere que seamos uniformes pero luego premia lo auténtico… Y las palabras son mi instrumento, mi material para soñar, las palabras y las emociones que suscitan nos transforman… Las palabras que decimos y las que a veces callamos y debíamos decirnos a nosotros y a los demás. Me gusta usar esa palabra “imprudencia” porque sé que provoca un poco, porque nos han dicho siempre todo lo contrario. Podría haber usado valentía pero la imprudencia tiene un punto rebelde que me encanta, no es una imprudencia de ir a ciegas, es la de ser fiel a ti mismo y apostar por ti, la de ser capaz de conocer lo hermoso que tienes y lo que no es tan hermoso pero que también eres tú y es muy útil para evolucionar.

  4. ¿Nos recomiendas algún lugar especial para ti?                                                                                                                                                                                                               Mi mar… Es vuestro. El mar es un ejemplo de grandeza, de cómo miles de millones de gotas se unen para crear algo grande, algo que podría parecer imposible… El mar está vivo, lo invade todo, acaricia las rocas y las transforma… Está en calma y luego bravo y altivo… Hay un rincón en mi pequeña ciudad bajo el faro donde me pongo a… diría a pensar pero en realidad es a sentir. Noto el mar y su inmensidad y me siento así y me doy cuenta de que soy capaz de lo que sueño. Me acerco allí en dos minutos y cuando me marcho me siento llena, como si me hubiera reencontrado.            

  5. Tu capacidad de transmitir ¿se palpa más en tu escritura o en una conversación cara a cara contigo?                                                                              Pues eso lo deberían responder los demás… La verdad es que adoro escribir y no paro de hablar y la comunicación me apasiona. Por eso me dedico a formar a personas para que aprendan a comunicarse, a sacar lo mejor de ellas mismas, a mostrar su talento y potencial… Yo fui la niña tímida que no hablaba y temía oír su voz en alto, hasta que un día decidí cambiar. Y quiero que los demás sepan que también pueden, quiero mostrarles cómo y hacerles de guía. A veces, me siento como una comadrona… El tú a tú con las personas me gusta, me apasiona, las personas son lo que importa.                                                                                                                                 

  6. ¿Has cumplido algún sueño?                                                                                                                                                                                                                                                Sí, muchos. Algunos a nivel profesional y otros a nivel personal. La vida está llena de pequeños retos cada día… En el lugar más inesperado encuentras algo que te fascina, que te conmueve. El sueño más pequeño a veces es el más grande… Superarme a mí misma, vencer mis limitaciones… El más maravilloso sin duda ser madre. Lo es todo para mí. Aprendo mucho cada día de mi hija, es mi coach. Me zarandea cuando encuentra una forma más sencilla de ver las cosas y me hace tocar de pies en el suelo sin dejar de fantasear. Es pura creatividad e ingenio y me contagia mucho de ese mundo mágico que ve y que imagina, pero al mismo tiempo me obliga a seguir conociéndome y volviendo a la realidad para ser mejor…

    Y sin duda, escribir, publicar un libro, en este caso, dos. No recuerdo un momento de mi vida en que no me imaginar como escritora, lo supe desde el primer día que tuve uso de razón (si es que tengo) y lo he visto en mi cabeza mil veces, lo he soñado sin tregua hasta que un día alguien me llamó y me dijo que quería mis palabras y el sueño se hizo papel.                                                   

  7. ¿Qué consejo nos darías para ser más felices?                                                                                                                                                                                                                     Uf!! Cada uno tiene su mapa. Una ruta de vida que le guía por donde necesita y sueña. Lo que he aprendido estos últimos años a marchas forzadas es que si no te amas a ti mismo, el resto no funciona. Vas a golpes, sin rumbo. Empiezas a buscar fuera lo que no te das dentro. Si no te conoces y aceptas, si no sabes cómo eres y abrazas tus debilidades y ves cómo aprender de ellas, no evolucionas… Hubo un tiempo en que pensé que si recibía méritos y conseguía mis sueños me querría más a mí misma, ahora he entendido que el amor no es la consecuencia de nada, es la causa. Si no me amo, esos méritos cuestan más de conseguir porque creo que no los merezco y si llegan, caen en saco vacío porque inmediatamente buscamos otros logros para seguir subiendo el listón y buscar en el exterior lo que tenemos dentro pendiente… Subir el listón está bien pero desde la autoestima, como resultado de un proceso y no como detonante de él.

    No soy nadie para dar consejos, pero puedo decir que he aprendido que si no te conoces no eres feliz. La felicidad es sentir que estás de tu parte, que tienes la fuerza para seguir y que confías.           

  8. ¿Eres más rebelde con palabras o sin ellas?                                                                                                                                                                                                                        Soy rebelde en general. Lo reconozco. Con todo lo bueno y lo malo que implica. Aunque soy una persona muy disciplinada y autocrítica, sé cuando es necesario romper las normas… Y no hablo del código de circulación o el penal, hablo de esas normas autoimpuestas que la sociedad nos transmite para que no nos dejemos llevar demasiado. Para que seamos idénticos unos de otros, manejables, para que no arriesguemos mucho, para que estemos quietos y calladitos… Siempre he sido muy contraria a algunos refranes, si los analizas bien, me parecen una barbaridad… “Mas valen malo conocido…”, “quién bien te quiere te hará llorar”, “lo bueno si breve…”, “la curiosidad mató al gato”. Todos encaminados a que no arriesgues, a que no te saltes las normas, a que obedezcas y no cambies nada… Hay que ser valiente e ir contracorriente si es necesario para que seas tú mismo.  Yo siempre he sido un poco así, esa que dice “no” cuando todos dicen sí porque temen represalias o tienen miedo… Yo también tengo miedo, lo reconozco, pero no quiero que lleve las riendas de mi vida. El miedo es necesario para agudizar el instinto y para superarlo.

  9. ¿Qué crees que es lo que más llama la atención de Mercé Roura?                                                                                                                                                             ¡Qué pregunta tan difícil! Supongo que es mi capacidad para transmitir con las palabras, aunque no sé cómo me ve el mundo. Creo que es porque soy capaz de mostrarme vulnerable y admitir mis debilidades y mostrarlas para que otras personas vean que no pasa nada. Que no debemos avergonzarnos de nada que hay en nosotros porque todo es una fuente de aprendizaje. Nuestro lado oscuro es  un tesoro, podemos convertirlo en fortaleza… Siempre he tenido claro que las personas “grandes” son aquellas que transforman el dolor que sienten en belleza, en algo bueno para compartir con los demás, que son capaces de trascender ese dolor y sacarle una enseñanza… Y luego dejar que pase, que se marche, sin quedarse a vivir en él. Yo aspiro a ser grande y lo intento. Hace tiempo inicié ese camino, que es complicado pero apasionante.

  10. Como periodista ¿cuál es el artículo que más satisfacción te ha generado?                                                                                                                                               He trabajado sobre todo en radio y televisión. He entrevistado a muchos políticos y figuras destacadas, he moderado mil tertulias y debates, pero diría que donde más he aprendido es haciendo de reportera en la calle y dejando hablar a personas sencillas, personas con problemas de verdad que no tienen altavoz si los medios no les dan la oportunidad. El periodismo no es perfecto pero estoy segura que en muchas ocasiones el hecho de que en algunos lugares del mundo haya reporteros hace que lo que allí pasa no sea aún peor… Aunque, he sido feliz haciendo de periodista, hubo un día en que me di cuenta de que quería cambiar, apostar por compartir lo que sabía y aprender formando a personas.

  11. ¿A quién nos recomiendas entrevistar? ¿Por qué?                                                                                                                                                                                                        Apuntad que la lista es larga… Hoy en día, entras en las redes y hay una gran cantidad de personas que comparten sus capacidades  y conocimientos, que aportan mucho valor y que lo comparten porque eso les hace sentir bien. Es grande, si te paseas por según qué perfiles y entras en según qué blogs aprendes como si cursaras un máster… No quiero dejarme a nadie. Grandes profesionales de la Marca Personal y el liderazgo como Eva Collado Duran, Andrés Pérez Ortega, Francisco Alcaide, Guillem Recolons, Fran Segarra, Alfonso Alcántara… Depende del ámbito, hoy en día, la inteligencia emocional ha llegado al mundo de la empresa y grandes coach y psicólogos pueden ayudarnos a liderar y gestionar… Leocadio Martín, Laura Chica… No me dejaría a Rafael Vídac ni a Pablo Arribas o David Criado. Me dejo muchos, me disculpo desde ya... Personas que cada día dan mucho, comparten su sabiduría y contagian su entusiasmo.

  12. ¿Tu plato favorito?                                                                                                                                                                                                                                                                    Adoro cocinar, me relaja mucho y para mí es casi como meditar… Y me gusta probar cosas nuevas, soy osada de verdad… Tomo recetas de los grandes y me atrevo a cambiar cosas y debo reconocer que no me sale del todo mal. Me gusta comer bien, saludable y de calidad. Mi perdición es el queso. Ya sé que es graso, pero la vida con queso es algo diferente… Aunque si está bien guisado o elaborado disfruto igual con un plato de almejas en su salsa,  que con unas lentejas o una ensalada.

  13. ¿A quién te gustaría dedicarle un post y aun no lo has hecho?                                                                                                                                                                            Aún tengo que conocerle. He dedicado muchos. A mi hija, a personas muy cercanas que me ayudan a seguir, a grandes profesionales que me han guiado… El último se lo dediqué a una amiga que tenemos en común, Elena Arnaiz, porque hablando con ella me transformó la vida… Es una persona muy generosa y sabia y su conversación me guió para escribir. La próxima persona no sé quién será, surgirá. Tal vez la conozco y aún no ha pasado ese momento en el que me llega esa inspiración, tal vez no… Puede ser cualquiera… Es algo mágico.

  14. ¿El corazón te puede? (Las emociones, los sentimientos, etc…)                                                                                                                                                                             Soy una persona visceral, lo sé. Al mismo tiempo, he dedicado gran parte de mi vida a pensar y pensar, a dar vueltas… Es una dualidad, pero al final, siempre vence el corazón. Porque soy así y creo que las cosas deben hacer pensando pero dejándose llevar por la intuición, por la emoción que te suscitan… Para ello tienes que conectar contigo de verdad, notarte, conocerte, sentirte y ser sincero contigo mismo. Sí, me puede pero es por decisión, tras meditar y sentir y saber qué quiero, de forma consciente… Si somos conscientes de lo que vivimos sin ir con el piloto automático, pase lo que pase, estará bien. No somos robots…

  15. ¿Has estado a gusto con nosotros?                                                                                                                                                                                                                                      Siempre… Me gusta mucho vuestra forma de entender la comunicación y la empresa… La organizaciones tienen alma, laten, tienen pulso y valores… Son como las personas que las forman. Debemos humanizarlas. Apasionarse con lo que haces no implica perder rigor ni eficacia, al contrario… Sé que a vosotros os mueve esa pasión y esas ganas de crecer y hacer crecer a las personas con las que trabajáis… Se nota mucho que sois una empresa con alma. Compartir con vosotros es un placer.

 

Otros artículos del blog

Pide presupuesto +34 615 304 642

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe todas las novedades y noticias.