La confianza

Image
14 Mar
2017
La confianza

Esa palabra que tanto gusta y que pronto se pierde aunque siempre se tarda mucho en ganar.

Así es como somos las personas en general, preferimos la referencia de profesionales por parte de conocidos que por parte de nuestra propia experiencia.

 

Cuando tienes una necesidad de cualquier tipo (servicios o productos) lo más lógico es que pidas referencia a alguien conocido, la segunda opción que barajamos es la de buscar en internet.

Con la primera, nos fiamos de la experiencia vivida por nuestros conocidos, es más, estaremos más alerta que nadie si nos dicen eso de ¡cuidado con…! Pero la realidad va más allá de lo sucedido (de lo que te ha contado tu conocido) seguramente haya habido un mal entendido, una palabra más alta que otra, o simplemente no le ha gustado el trabajo realizado por el profesional. Si es al revés y la recomendación es positiva, vas con toda la confianza del mundo, vas como si lo conocieras de siempre y con una seguridad aplastante de que es la mejor empresa del mundo para satisfacer tu necesidad.

Nada más lejos de la realidad, nosotros pensamos que la propia experiencia es la que sirve de referencia, a unos les puede ir bien y a otros menos bien, pero en definitiva, ni las necesidades son las mismas, ni las prestaciones tampoco. El motivo es más que aparente, cada persona somos un mundo y la capacidad de decidir sobre determinados asuntos dista mucho de la opinión de los demás por el mero hecho de que somos diferentes.

¿Por qué he de tomar una decisión por una recomendación externa? Si tan diferentes somos, debería ser nuestro propio criterio el que avale la decisión final y no una opinión de un conocido basada en su propia vivencia. Pero claro, estamos hablando de dar confianza a un profesional que no conocemos. ¡Es lógico! A nosotros nos gusta que confíen en nosotros sin tener que demostrar nada pero si tenemos que ser nosotros los que debemos confiar, aquí el cuento cambia.

Los profesionales de hoy en día, (cada vez más) se buscan la vida ofreciendo aquello que dominan, eso no significa que no haya más profesionales y/o mejores en esos sectores también, pero hoy un profesional se debe a sus clientes más aún que antes si cabe, la diferencia está en la ley de oferta y demanda. Hoy tienes un mundo de grandes especialistas en cada sector para elegir, por lo que cualquier profesional serio y responsable hará lo que esté en su mano para dejar contento y satisfecho al cliente. Es una opción más que rentable a la hora de ser recomendado para que te llamen los conocidos de tu cliente.

Es decir, que debemos confiar en nuestro criterio personal, dar confianza a profesionales que se lo ganen y además, recomendarlo a nuestros círculos cercanos para que obtenga su premio por buen profesional.

Recuerden que nos fiamos mucho más de la opinión de los demás y por tanto debemos hacer nuestra labor comercial sobre los especialistas a los que contratamos para beneficiarles si así consideramos oportuno.

 

El equipo de Comunika2 

Otros artículos del blog

Pide presupuesto +34 615 304 642

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe todas las novedades y ofertas.