LO QUE EMPRENDÍ MIENTRAS DORMÍAS

Image
13 Dec
2016
LO QUE EMPRENDÍ MIENTRAS DORMÍAS

 

Acerca de mí:

Con más de 10 años de experiencia en consultoría estratégica y acompañamiento a empresas en el desarrollo de procesos de innovación en CTIC Centro Tecnológico (Asturias), durante los últimos 3 años formo parte del equipo de Oviedo Emprende como mentor Lean Startup en el acompañamiento a emprendedores y pequeñas empresas para la definición y validación de sus modelos de negocio a través de metodologías ágiles para el emprendimiento.

Dónde encontrarme:

 

LO QUE EMPRENDÍ MIENTRAS DORMÍAS

 

Si estás pensando en “montar un negocio” porque la vida aprieta y no encuentras trabajo. Si tienes prisa y lo que necesitas es “pasta” para poner en marcha esa súper idea que estás seguro que va a funcionar, tengo una mala noticia. Este post no es para ti.                                                                         

Si, por el contrario, has detectado un problema o una necesidad que afecta a un grupo determinado de personas y estás empeñado en dar con un producto o servicio que lo resuelva y tratar de convertirlo en un negocio rentable, recurrente y escalable, entonces pasa y siéntate. Quiero compartir contigo unas cuantas reflexiones que nacen de mi día a día con mucha gente como tú. Personas con talento, con ganas y, por qué no, con necesidad de un poco de ayuda para encontrar el foco y canalizar todas sus energías y acciones hacia algo que les permita saber si realmente han encontrado un posible negocio o no.

Por eso hoy quiero hablarte de lo que espero de ti. Espero que al otro lado de la pantalla esté dialogando con una persona espabilada, observadora, con los ojos muy abiertos, las pinturas de guerra en la cara y el cuchillo entre los dientes.

Y no, no hablo de agresividad, ni de pisar a los demás. Te lo cuento con un ejemplo. ¿Has sentido alguna vez esa sensación cuando estás comprando en el supermercado y percibes que todo va como a cámara lenta? La gente va súper despacio, las cajas no avanzan y tú, que vas directo a por lo que has apuntado en tu lista de la compra, sientes por un momento una especie de poderes que te hacen ir más deprisa, a otro ritmo. Pues a eso me refiero. Quiero que aproveches ese momento en que toda tu competencia está deambulando, escribiendo eternos planes de empresa, o lanzando productos al azar, para moverte rápido y aprender a convertirte en lo que tus clientes estaban esperando.

Así que te pido, por favor, que te busques un espejo en casa. Sitúate frente a él y “show me your war face”. No te preocupes si al principio no das mucho miedo. Mientras vamos afinando a ese guerrero que llevas dentro, permíteme que comparta contigo los siguientes 7 tips para moverte en esa otra dimensión en la que todo ocurre a otro ritmo, de otra manera:

  1. Descubre lo antes posible qué quieren tus CLIENTES. Créeme, pasan olímpicamente de tu idea. Lo que les preocupa de verdad son sus problemas y sus necesidades. Escúchales, búscales, hazles hablar y saca toda la información que puedas. Requerimientos, expectativas, decepciones con soluciones que ya utilizan, etc.                                                                                                                                                                                                                                                                      
  2. Diseña una buena PROPUESTA DE VALOR. Es decir, procura que tu producto o servicio resuelva a la perfección lo aprendido en el punto 1 y que cumpla con las dos normas de oro:
    1. Diferenciación: Hace como nadie aquello donde los clientes perciben más valor.
    2. Relevancia: Aporta tanto valor a tus clientes que querrán pagar por ello.                                                                                                                                                                 
  3. Explora los CANALES por los que te vas a conectar con tus potenciales clientes. Por duro que te parezca, no están desesperadamente buscando en sus navegadores el nombre de tu nueva empresa para regalarte su afecto y sus euros. ¿Dónde se mueven? ¿Cómo se comportan? ¿Qué les gusta leer? ¿Qué tipo de información comparten? Y, ojo, si lo que me vas a decir es que Twitter o Instagram no van contigo, que no tienes tiempo, que no las entiendes, etc., ponte las pilas ya. Exígete, trabaja, aprende, pregunta, habla, dialoga, comparte y sé generoso en el 1.0 (cara a cara tradicional) y en el 2.0 (cara a cara digital).                                                                                                                                                                                                                                     
  4. Acertar con la solución a los problemas de tus potenciales clientes, así como acertar exactamente con los canales a través de los cuales conectar y establecer esa relación necesaria para que “surja el amor” no es tarea sencilla. EXPERIMENTA. No tengas miedo. No te hablo de ensayo-error. Todo lo contrario. Define hipótesis de cómo hacerlo, piensa en cuál es la forma más barata y rápida de comprobarlo, establece unos objetivos de logro claros, prueba, mide y decide: ¿tenías razón? ¿o debes volver a pensar cómo hacerlo?                                                                                                                                                                                                                                                           
  5. Se honesto y no te engañes. Valora con objetividad los RECURSOS que realmente vas a necesitar para llevar a cabo tu idea de negocio. ¿Necesitas formación? ¿Sabes cómo gestionar un negocio? ¿Los números no son lo tuyo? ¿Necesitas alguna otra persona que aporte un conocimiento determinado al proyecto? Y sobre todo, no olvides este pequeño consejo: Estamos en modo “guerrilla”. Haz lo máximo posible con tus recursos. Pide prestada la cámara para sacar las fotos a tus productos, aprovecha ese viejo trastero de tu hermana e invita a un café a esa compañera de idiomas que es buena haciendo logos. Recuerda esta secuencia: mejor gratis; si no puede ser gratis, alquilado; si ninguna de las dos anteriores se cumple, toca comprar de segunda mano; la última opción es rascarse el bolsillo y pagar por algo nuevo.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          
  6. SAL DEL GARAJE. Ya sé que mola eso de estar en un espacio chulo, tomar batidos en tarritos imposibles y comer pizzas como en Silicon Valley. Pero créeme, la realidad está ahí fuera. Busca gente como tú, pero también gente totalmente diferente a ti. Cada vez que conozcas a alguien, piensa en cómo podría aportarte algo de valor para llevar a cabo tu idea de negocio.                                                                                                                                                                             
  7. Te confío mi TÉCNICA DE LA JIRAFA. Mantén la cabeza en las nubes, con cientos de nuevas ideas que llevar a cabo, pero siempre con los pies en el suelo. Recuerda la secuencia: hacer-medir-aprender. Y así sucesivamente, para ir comprobando si nuestras hipótesis son ciertas, si realmente entendemos a nuestros clientes y, sobre todo, si somos capaces de entregarles valor como nunca nadie antes. De esta forma, podrás nacer para crecer y escalar de forma progresiva tu negocio.                                                                                                                                                         

Y ahora, fija esa imagen que te devuelve el espejo del guerrero que llevas dentro y sal ahí fuera. Demuestra que sabes luchar por lo que quieres. No te enamores de tu idea. Enamórate de los problemas de tus clientes y disfruta trabajando para hacerles felices con tu solución.                                                                                    

 

ILUSTRACIÓN

La ilustración que acompaña el post ha sido realizada por Andy Baraja Estudio Creativo:

Otros artículos del blog

Pide presupuesto +34 615 304 642

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe todas las novedades y ofertas.